Mostrar más

El sitio de Bayona: los anticapitalistas se enfrentan a los gendarmes en una ciudad fantasma por el G7

Esta crónica está escrita en una zona de Bayona llena de bellos edificios y una iglesia que recuerda poderosamente a Notre Dame de París que se llama en francés 'Petit Bayonne'. Cruzar a 'Grand Bayonne' es imposible, porque la Gendarmería bloquea con camiones de los que se despliegan grandes verjas y cientos de furgones cada uno de los puentes sobre el río Nive. Y el otro lado tampoco es una opción: aquí es la Policía Nacional francesa la que ha instalado los muros y los vigila con armas largas. Nadie entra ni sale. Este sábado por la tarde, la zona urbana más próxima a Biarritz, bloqueada desde hace días por el arranque del G7, ha sido escenario de una auténtica batalla campal entre radicales anticapitalistas y antidisturbios.

Por los antecedentes de otras cumbres y por las alertas realizadas, todo el mundo daba por sentado que algo así se iba a producir mientras en la cercana Biarritz Donald Trump, Emmanuel Macron, Angela Merkel y los demás estrenan el G7 con una cena de gala. Llegar a Bayona o Biarritz desde la frontera con España supone superar numerosos controles de carretera. A la abundante seguridad se le unen un gran volumen de coches con apariencia de normalidad que en realidad son también patrullas. Sobre el cielo siempre hay dos helicópteros vigilantes que parecen tener combustible infinito.

Todo el casco urbano de Bayona ha sido blindado por las fuerzas del orden. Y así será también este domingo. Para entrar a ese primer anillo hay que mostrar el DNI y superar una revisión de bolsos, mochilas y otros bultos. Dentro del perímetro, Bayona parece una ciudad fantasma. No hay gente por la calle y los que hay parecen buscar refugio. El tráfico es mínimo y casi exclusivo policial. Casi todo está cerrado. Incluso tapiado en previsión de disturbios. "Mi novio me ha dicho que vaya a casa", comenta una de las pocas jóvenes paseantes, que asegura que el G7 y la contracumbre han arruinado la temporada turística en una zona muy visitada. En 'Grand Bayonne' sólo hay una panadería abierta. "Estamos un poco locas", concede una de las dos trabajadoras, que asegura que el resto ha cerrado "por miedo".

Los altercados se han iniciado a las 18.00 horas, aproximadamente, después de que por la mañana más de 10.000 personas hayan protestado de manera festiva y pacífica contra el G7 en una marcha internacional que ha partido de Hendaya y ha acabado al otro lado de la frontera, en Irún. Aquí, en una plaza de 'Petit Bayonne', un reducido pero activo grupo de jóvenes, muchos de ellos de negro, con las caras tapadas y mochilas, han recibido la orden y se han acercado a las barreras policiales para tratar de derribarlas a la fuerza.

Una cosa ha llevado a la otra y, en un momento, antidisturbios y manifestantes han cruzado bengalas y botes de gas. Los colectivos anticapitalistas han tirado adoquines y botellas de vidrio a los agentes. Alguien desde los edificios ha ayudado a los radicales y ha envuelto en humo a los antidisturbios. Molesta tanto al respirar y a la vista esa mezcla que la prensa local iba preparada con casco y mascarillas. Un médico voluntario ha indicado sobre las 20.00 horas que ha tenido que atender a dos personas con problemas respiratorios.

[embedded content]

La Gendarmería, apoyada por la Policía Nacional, ha realizado varios movimientos para controlar a la masa. Además de tener cortados todos los puentes, en un momento se ha visto a binomios de guardias subidos a motocicletas para, a gran velocidad, sofocar con porras posibles altercados. Al cierre de esta crónica, dos horas después de la refriega, la Policía mantenía el bloqueo. "I'm sorry", se excusaba un gendarme en inglés al preguntarle si se podía salir de la ciudad.

A su lado, el dueño de un carrusel lamentaba los cuatro días de falta de trabajo a cuenta del G7. Otra mujer, señalando a los helicópteros, se preguntaba también por el coste de todo el despliegue. Ella también se ha quedado encerrada en 'Petit Bayonne' sin poder regresar a casa, al otro del río. Menos molesta se mostraba su amiga, una señora que le recordaba la importancia de la visita de Trump y lo necesario de garantizar su seguridad.  

♻ RT @kuminaidoo@twitter.com:

Amnesty has captured photos of the #AmazonFires still raging in Indigenous territories in Mato Grosso state.

The forest is being burnt to a crisp.

Make no mistake this is a human-induced disaster and it started because of a fundamental disregard for Indigenous rights. t.co/9MTjQN2qnn

[#bot]

Here is a long thread on keeping moss as a houseplant that I pulled off my twitter, wrapped up as a blog post - so now you can read about practical moss gardening without having to visit that website :>

ifyoulived.org/moss.html

París homenajea a La Nueve, la compañía de republicanos españoles que inició la liberación de los nazis

La alcaldesa de París, la gaditana Anne Hidalgo, ha inaugurado un gran mural. En el homenaje han participado además la ministra de Justicia, Dolores Delgado, y la secretaria de Estado de la España Global, Irene Lozano.

Tortilla y libertad para los futuros jaquers del #CCCamp2019 - Hoy hay tacos en el @C3Kidspace@twitter.com

la edición 355 de Sábado de Comunes:
sobre vigilancia y seguridad, desconexión y moda, herramientas y riesgos...

sursiendo.org/blog/2019/08/hay

" #Brazil 23.08: Thousands of people marched in #SãoPaulo, against the neo-fascist Bolsonaro government's attacks in the #Amazon rainforest." - @th1an1

La manifestación de la contracumbre del G7, en imágenes

Los participantes en la "contracumbre" que se opone al G7 celebran una manifestación entre las localidades de Hendaia (Francia) e Irun (Gipuzkoa), para mostrar su rechazo a la cita que reúne en Biarritz (Francia) a los máximos mandatarios de los siete países más industrializados del mundo.EFE/Juan Herrero.

Contracumbre internacional del G7: mil reivindicaciones en una marcha multitudinaria en la frontera

Poco antes de que el reloj marcara las once de la mañana, en un parque cercano al puerto de Hendaya, decenas, cientos, miles de personas -más de 10.000, según la organización- se han congregado para iniciar una gran manifestación internacional hasta Irún, al otro lado de la frontera hispanofrancesa. Ha sido el gran acto final de la contracumbre ante el G7 que se celebra desde este sábado en la cercana localidad vascofrancesa de Biarritz y que ha acarrerado un impresionante operativo policial. De manera festiva y pacífica, han convergido durante tres kilómetros decenas, cientos, miles de reivindicaciones diferentes unidas contra las "desigualdades", en clara alusión al lema oficial de la cumbre.

Muchos de ellos eran 'gillet jaunes', los chalecos amarillos que en los últimos meses han tomado las calles de Francia. Antes de la manifestación, un grupo abundante de ellos, con su característica prenda puesta y con monigotes con las caras de los siete líderes reunidos desde este sábado en la cercana Biarritz, cantaban en francés 'On ne lâche rien', todo un himno reivindicativo. 

Uno de ellos era Juan Pedro, que cubría el recorrido en bicicleta. En su caso, es un activista que ha llegado a Hendaya desde el Pirineo central. "Yo soy chaleco amarillo. Es un movimiento muy popular que ha nacido y se ha expandido. No hay personas militantes, sólo la lucha del pueblo", reseña orgulloso y reclamando el fin de un túnel bajo el Pirineo para unir España y Francia. Al otro lado de la muga lo que genera oposición son las infraestructuras impulsadas por el Gobierno vasco y algunos presentes han pegado carteles para anunciar una movilización contra la consejera Arantxa Tapia.  

Cerca del lugar de la conversación con Juan Pedro, en una recoleta playa junto a la bahía del Txingudi, repleta de pequeños veleros varados, Oxfam también ha querido representar su propio G7 con siete activistas vestidos con cabezas caricaturizadas de Donald Trump, Emmanuel Macron, Angela Merkel y el resto de líderes mundiales. Los 'dignatarios', en bañador, hacían castillos de arena o jugaban a la pelota, que resultaba ser un globo terráqueo. Según su portavoz, Robin Guittard, el objetivo era ironizar sobre lo inservible de la cumbre: han venido a la bonita ciudad balneario de vacaciones.

"Hemos puesto a nuestros siete líderes del G7 como si estuvieran en la playa porque nos dijeron hace un año que iban a hacer una cumbre para hablar de la crisis y la desigualdad en el mundo pero lo que estamos viendo es que esta cumbre probablemente no va a tomar las acciones necesarias para cambiar el sistema económico, social y político que ha permitido que exista esta crisis", explica el activista, que propone más impuestos a las multinacionales y más inversión en educación, sanidad y cooperación.

Muchos manifestantes han clamado por la defensa de la tierra con el Amazonas muy presente. "No hay planeta B", había escrito a mano en una camiseta blanca uno de los manifestantes más jóvenes, que rondaba los 10 años. Había también banderas feministas y en defensa de los derechos LGTBI+. Sindicatos franceses como la CGT sectoriales defendían sus luchas propias. Alguno pensaba en los problemas que causan las casas de apuestas.

Dos personas llevaban también banderas republicanas españolas. Formaban parte de un pequeño contingente de miembros del PCE y de IU desplazados para la ocasión. Una docena de ellos ha llegado desde La Rioja en un viaje de más de dos horas. Entre ellas, Henar Moreno, portavoz parlamentaria. "Entendemos que es el momento de estar aquí reivindicando que otra manera de hacer política en el mundo es posible", ha explicado Moreno.

Otros partidos como EH Bildu han secundado la movilización. 'ABC' ha publicado la fotografía de David Pla, uno de los jefes de la extinta ETA, con el líder de Sortu, Arkaitz Rodríguez. La izquierda abertzale ha tratado de capitalizar la contracumbre del G7 para internacionalizar su mensaje independentista y de apoyo a los presos de ETA, a los que ha definido como "presos políticos".

Los derechos de los migrantes también han estado presentes en la marcha, más en una comarca fronteriza en la que la Policía francesa ha levantado estos años un verdadero muro para evitar la entrada de extranjeros, lo que ha incluido 'devoluciones en caliente'. Kepa Olaiz, de Ongi Etorri Errefuxiatuak, y sus colegas vestían mantas cubrecadáveres y llevaban barcas hinchables para denunciar las condiciones en que las personas de África cruzan a Europa. "Están malgastando dinero en cosas como el G7 y aquí cada día los migrantes pasan la frontera y no hay ni un local ni ningún recibimiento oficial. Llevamos tiempo intentando que se tomen en serio estas cuestiones", protestaba Olaiz. Otros reclamaban derechos para Palestina. O para los congoleños. El "nadie es ilegal" era un consenso bastante extendido.

La marcha ha terminado en Ficoba, el recinto ferial de Irún. Debido al fuerte calor, los manifestantes han buscado sombra y bebidas y la organización ha tenido que pedir más dedicación para poner a la contracumbre internacional un broche dorado. Más de 100 organizaciones han secundado una agenda de actividades que, sin contar la manifestación, han reunido a unos 6.000 asistentes, según un portavoz de la organización.

En un pequeño escenario en el que se ha bailado un aurresku y un portavoz de los chalecos amarillos ha gritado proclamas contra el Gobierno de Macron muy aplaudidas por los presentes que comprendían francés. El manifiesto final se ha leído en francés, castellano y euskara -hay también versión en inglés ante la abundancia de medios de todo el mundo- y ha destacado la importancia de "confluir" y "desarrollar cooperaciones múltiples a partir de lo local" para "responder mejor" a retos globales. El texto incluía un guiño al trabajo de los 'gillet jaunes' en Francia.

Sin Policía en Francia y sin incidentes

Aunque se había especulado con que se produjeran incidentes -el ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, había aludido a posibles "infiltrados" y Francia había realizado operaciones preventivas en los días previos-, la marcha se ha desarrollado en un ambiente festivo, con música 'reggae' en ocasiones y cánticos anticapitalistas en otros momentos. La abundante presencia de la Policía francesa en la zona se ha apartado del curso de la marcha y, salvo un helicóptero, los antidisturbios han parecido estar escondidos en las calles de Hendaya.

La ciudad, eso sí, parecía estar esperando esos mismos disturbios ya que casi todos los comercios estaban cerrados e incluso con sus cristaleras protegidas con tablones de madera. Había muy pocos vecinos paseando y el tráfico era casi inexistente. Unos de los pocos que se han cruzado con la manifestación han sido un matrimonio de Vitoria y sus hijas, que estrenaban vacaciones en la costa vasca como dejaban entrever sus maletas. "Trump no nos va a fastidiar el plan", comentaba el padre. La gran masa sólo se ha detenido al pasar por una calle con varias oficinas bancarias e inmobiliarias. Dos hombres, armados de una plantilla y un 'spray', han realizado pintadas en las paredes. 

En general, la organización ha dispuesto a decenas de personas -identificables por llevar un brazalete verde- para velar por la seguridad. Muchos de los voluntarios se han apostado en los puntos que podían ser más críticos, como esa zona de bancos o la estación de Hendaya, conocida por ser la del encuentro histórico entre Franco y Hitler y que estaba empapelada con carteles anarquistas contra el fascismo. "La contracumbre llama a destrozar el capitalismo mientras cuidan los bancos con voluntarios. La incoherencia es ésa", razonaba uno de los manifestantes. 

Así las cosas, las primeras dotaciones visibles han sido las de las furgonetas de la Brigada Móvil de la Ertzaintza estacionadas junto a la frontera hispanofrancesa. Algunos manifestantes les han saludado con silbidos y gritos de 'A.C.A.B.', pero en ningún momento ha habido tensión. La Policía vasca ha usado también un dron que ha llamado la atención de los presentes. Las Fuerzas de Seguridad del Estado han sido movilizadas pero no se han dejado ver en ningún momento.

La Diaria* tiene podcast: podcasts.ladiaria.com.uy/show/

*La Diaria es un medio periodístico uruguayo independiente y autogestionado.

Cambiaré de cuenta pronto. Quien desee seguirme puede ir a https://bsd.moe/edgardiuni o con el id edgardiuni@bsd.moe

Gracias a la #p4g y la gente de acá, mucho han aportado a mi formación.

Can we protect privacy and the planet at the same time?🤔

We put it to the test using:
1. @olimex's power-efficient LIME2
2. The lightweight #FreedomBox server software
3. A solar panel

We shared our results at FOSSCON last week. Read about it here: freedomboxfoundation.org/news/

Mostrar más
Mastodon Uruguay

Nodo uruguayo de la red social libre y decentralizada Mastodon. La misma sigue el estandar abierto ActivityPub y OStatus, lo que permite interactuar con otras redes sociales libres. Además proveemos un servidor de chat Jabber/XMPP en Buzon.uy. Verifica tu carpeta de SPAM por correo de verificación, NO usar Hotmail, porque ellos bloquean los correos de verificación. La cuenta oficial del nodo es mastodon@buzon.uy App Android para Mastodon:Tusky App Android para Jabber:Conversations