Seguir

Les espera la horca. Eran cinco, pero Lingg madrugó a la muerte haciendo estallar entre sus dientes una cápsula de dinamita. Fischer se viste sin prisa, tarareando “La Marsellesa”. Parsons, el agitador que empleaba la palabra como látigo o cuchillo, aprieta las manos de sus compañeros antes de que los guardias se las aten a la espalda. Engel, famoso por la puntería, pide vino de Oporto y hace reír a todos con un chiste. Spies, que tanto ha escrito pintando a la anarquía como la entrada en la vida, se prepara, en silencio, para entrar en la muerte.

Chicago está llena de fábricas. Hay fábricas hasta en pleno centro de la ciudad, en torno al edificio más alto del mundo. Chicago está llena de fábricas, Chicago está llena de obreros.

Al llegar al barrio de Heymarket, pido a mis amigos que me muestren el lugar donde fueron ahorcados, en 1886, aquellos obreros que el mundo entero saluda cada primero de mayo.

-Ha de ser por aquí- me dicen. Pero nadie sabe.

Ninguna estatua se ha erigido en memoria de los mártires de Chicago en la ciudad de Chicago.

Ni estatua, ni monolito, ni placa de bronce, ni nada.

El primero de mayo es el único día verdaderamente universal de la humanidad entera, el único día donde coinciden todas las historias y todas las geografías, todas las lenguas y las religiones y las culturas del mundo; pero en los Estados Unidos, el primero de mayo es un día cualquiera.

Ese día la gente trabaja normalmente, y nadie, o casi nadie, recuerda que los derechos de la clase obrera no han brotado de la oreja de una cabra, ni de la mano de Dios o del amo.

Tras la inútil exploración de Heymarket, mis amigos me llevan a conocer la mejor librería de la ciudad. Y allí, por pura curiosidad, por pura casualidad, descubro un viejo cartel que está como esperándome, metido entre muchos otros carteles de cine y música rock.

El cartel reproduce un proverbio del Africa: hasta que los leones tengan sus propios historiadores, las historias de cacería seguirán glorificando al cazador.

Feliz Día de los Trabajadores. ¡Feliz Primero de Mayo para todos!

Historia original del 1º de Mayo, Día de los Trabajadores

Eduardo Galeano
Escritor uruguayo

Feliz dia mastodoncitos!

@santiago
Lo reenvie a un par de grupos de wasap, agregando "desasnate pelotudo". No creo que logre ese fin, pero bueh

@gabriel

25 años de docente me llevaron a la conclusión de que "la letra con sangre entra".

@santiago

@santiago @SeverianX es posible, pero vos mismo dudabas de haber logrado el cometido. A veces "las frases matadoras" son muy utiles.

@SeverianX @gabriel @santiago tuve profes variados y con distintos enfoques pedagógicos o ninguno.
Pero la yegua más yegua hdp que tuve de profe en el cole, me obligó a aprender inglés. Y después otro profe también bien forro, me inculcó el interés de aprender a hablar inglés sola.
Safo, por lo menos para viajar sé.
Pero si no hubiera sido por ellos, señalaría la palabra en el diccionario para preguntar algo a cualquier transeúnte.

@SeverianX @gabriel @santiago nada que ver con el tuit original... Colgué con lo de "la letra con sangre entra" y con lo de pedagogía y recordé a esos profesores

@locuritis

Igual mi reflexión es que la pedagogía es una ciencia al pedo: no hay manera de hacerle aprender algo a quién no quiere aprender, ni forma de que quien quiere aprender no aprenda.

Lo demás es relleno, para justificar leviatanes institucionales dedicados a lograr que aprendan personas que no están interesadas, y que sólo quieren un título para ganar dinero. Una versión sociológica de la cuadratura del círculo.

@gabriel @santiago

@SeverianX @locuritis @gabriel @santiago

Estas equivocado Severian. Un mal profesor puede destruir una vocación. Y uno bueno puede ser terriblemente efectivo incluso para venganzas personales.

Todavía recuerdo aquel pobre maestro que tuvo que huir de Atenas amenazado de muerte y con una marca sobre su cabeza.

Le cagaron la academia y su carrera.

Terminó recalando en un reino chotísimo en el borde de la civilización. Y el rey, un poco intrigado por un maestro con tan mala fama, pero que no parecía tonto, lo puso de tutor personal de su hijo, un tal Alejandro.

Ahí se le ocurrió una idea... y el alumno, apenas unos 8 o 10 años despues, se llevó puestas todas las polis, mató a todos los que abusaron de su maestro.

Sabés que fue eso???

Pedagogía! ;-)

Regístrate para participar en la conversación
Mastodon Uruguay

Nodo uruguayo de la red social Mastodon, federada, descentralizada y basada en software libre.